«Los sonidos emitidos por LA VOZ son los símbolos de los estados del Alma»

– Aristóteles